Ejercicios para educar

1-Acostúmbralo a personas extrañas: debe aprender que no tiene que
preocuparse de los extraños si tú no lo haces. Busca gente diferente y permite
que lo acaricien. Incluso puedes dejar que le den premios si se deja tocar.


2- Acostúmbralo a otros perros: al principio busca perros de su tamaño, edad y
que sean fiables y tranquilos. No lo fuerces y deja que se vaya relacionando
poco a poco.


3- Juega con él: dedica unos minutos todos los días al juego. Reserva su juguete
favorito para ese momento. Les gustan mucho las cuerdas, los nudos y objetos
similares. Mueve con rapidez el juguete por el suelo para captar su atención. El
perro intentará cogerlo como si se tratase de una presa.

.
4- Enséñalo a acudir a tu llamada: practica en casa antes de darle de comer.
Llámalo cuando está cerca y, al aproximarse, ofrécele un trozo de su comida.
Después, llámalo con la comida en tu puño y prémialo. Cuando realice el
ejercicio bien dentro de casa puedes intentarlo fuera, en un lugar del que no
pueda escaparse. Con enseñarle el puño y llamarlo, bastará para que se acerque.
Una vez haya aprendido la orden, no tienes por qué premiarlo siempre, aunque si
puedes hacerlo alguna que otra vez.


5- Cepíllalo y báñalo de forma regular: pregúntale al peluquero canino la
frecuencia adecuada. Estas acciones ayudan a que se deje tocar por todas partes.
Los perros de pelo corto necesitan menos cuidados pero igualmente hay que
dárselos para que se acostumbren a dejarse manipular, acariciar, abrir la
boca…Si el perro se resiste o te da miedo, utiliza un bozal.


6- Acostúmbralo al bozal: en algunas ciudades es obligatorio utilizarlo. Habitúalo
a él. Para conseguirlo puedes ponérselo antes de salir a la calle, para que lo
relacione con algo que le gusta. Unos minutos después puedes sacárselo si no es
obligatorio.


Asistir a clases de educación para cachorros es muy beneficioso porque el perro
se acostumbra a la presencia de otros perros y personas.