Domesticacion

Autor: Amigos Caninos Dosshir

La domesticación del perro tuvo lugar muy probablemente en eucrasia, de
forma seguramente repetida, hace por lo menos 10.000 años, o más. El
perro, capacitado para vivir en manada en la que reconoce una jerarquía
de un animal dominante, es capaz de identificar al hombre como jefe de la
manada y, entregándose a ella, cooperar en sus actividades.

Los restos fósiles encontrados de perros domésticos más antiguos datan
de hace unos 12.000 años, y se han hallado en Irak y en el actual Israel.
También, se han descubierto restos de perros domésticos de hace 9000
años en Estados Unidos, Turquía, Republica Checa o Inglaterra. Sin
embargo, el tema de la domesticación del animal continúa siendo una
incógnita.
Lo cierto es que el lobo debió fascinar al hombre primitivo por su
inteligencia, su agudo olfato, su valentía y su vida social. En cualquier
caso no se produjo de la noche a la mañana, durante mucho tiempo debió
ser no0 una domesticación completa sino una cierta tolerancia, derivada
del beneficio mutuo.
En ese sentido, es poco probable que el perro domestico evolucionara del
lobo como resultado de una cría selectiva intencionada del hombre.
Parece mas probable que el perro se hubiese auto domesticado y que los
cambios producidos en el tamaño, en la fisiología y en la conducta se
hubiesen producido según una selección natural

Genéticamente hablando, el perro no está bien definido pues su tipo
puede cambiarse por cruces selectivos. Regiones heladas, desiertos,
montañas y océanos separaron a las diferentes tribus humanas y a sus
perros. Factores ambientales y barreras geográficas causaron cierta
consanguinidad entre ellos y por consiguiente se desarrollaron diferentes
razas humanas y caninas.

Las grandes civilizaciones desarrollaron algunos tipos de perros. Los
egipcios e imperios vecinos desarrollaron el tipo GALGO por el año 400
AC. Los griegos habían perfeccionado perros rastreadores o sabuesos.
En palacios imperiales chinos fueron creados los pequineses y en el
imperio romano ya eran utilizados los rottweiler como animales de
guardia y protección al emperador Nerón.
El perro a través de la historia ha evolucionado igual que el hombre. Por
lo tanto se afirma que las distintas razas caninas se formaron por la
influencia de distintos factores: geográficos, climatológicos y sociales;
otras surgieron de cruces destinados a obtener perros aptos para
trabajos específicos. No hay otro animal domestico que muestre tanta
variación como el perro. Es posible hallar diferencias entre tamaño y peso
que van desde un CHIHUAHUA a un SAN BERNARDO.

En la actualidad, el perro aprende rápidamente a amoldarse a los hábitos
humanos y a obedecer las órdenes del hombre, convirtiéndose en un fiel
trabajador y en compañero de gran confianza.